El Mecanismo de Destruccion de Capitales

Antal E Fekete
Universidad del Estándar del Oro

 

Disertación ante el Comité para la Investigación y la Educación Monetaria – CMRE – Cena Anual, 16 de octubre, 2008
Ciudad de Nueva York

 

Señora Presidente, Señor Embajador Middendorf, distinguidos invitados, señoras y señores:

Feliz cumpleaños CMRE!

Hace 75 años, en 1933, nació el predecesor del CMRE, “El Comité Nacional sobre Política Monetaria de los Economistas”, formado por un grupo de científicos en Política Monetaria en respuesta a la medidas de emergencia de la Administración Roosevelt tales como la suspensión del estándar del oro y la devaluación del dólar. El Comité señaló que el abandono del Estándar del Oro violaba sanos principios económicos y morales, además de la Constitución. Se presentaron fuertes protestas para llamar la atención sobre los peligros involucrados en el régimen de la moneda irredimible, el cual invita a una gestión basada en el oportunismo político o en la conveniencia, en vez de apoyarse en las fuerzas de la economía y del mercado. El Comité también señaló que medidas monetarias y fiscales destinadas a crear poder adquisitivo artificialmente no sólo servirían para perpetuar los desajustes, sino que irían a dar lugar a otros nuevos. La misión del Comité fue la de estudiar todas las cuestiones pertinentes al ámbito del dinero y del crédito, y a exponer la debilidad de propuestas monetarias poco sanas tales como la reducción de las tasas de interés o el alza de los precios por decreto, la monetización de la deuda pública y la fusión de todos los controles monetarios y fiscales en manos de una autoridad única.

En 1971 el Comité sucesor, el CMRE, se hizo cargo de la antorcha manteniéndola en alto como un faro, y difundiendo su luz en los rincones oscuros de la conspiración entre el Tesoro de los EEUU y el Sistema de la Reserva Federal. CMRE señaló las nocivas consecuencias sociales y económicas de la manipulación de la moneda a través de prácticas monetarias y fiscales poco sanas.

Señoras y señores, por favor, canten conmigo “Feliz cumpleaños a ti!”.

Los apuros de Cassandra

Triste es decirlo, pues así es, que el 75º aniversario es desafortunado: El papel de Cassandra del CMRE ha cerrado el círculo. Como ustedes recordarán, Cassandra, la hija menor del rey Príamo de Troya, se durmió en el templo de Apolo. El dios se enamoró de su belleza. Y prometió enseñarle el arte de la profecía a cambio de su amor. Ella aceptó el ofrecimiento, pero cuando fue su turno, renegó de su compromiso. Sintiéndose traicionado, Apolo se indignó. Pero era demasiado tarde: no había una manera de “des-enseñar” a Cassandra. Sin embargo, el dios encontró una forma de vengarse de ella: al don de la profecía le agregó la maldición que, aunque Cassandra dijera siempre la verdad, nunca nadie le creería.

La suerte de CMRE es similar: los dioses celosos lograron que la gente dejara de creer sus apocalípticas predicciones, las cuales fueron ignoradas, incluso ridiculizadas, por la mayoría. Ahora, como muchas de estas predicciones se han materializado y el colapso del crédito es una realidad, el drama se desarrolla ante nuestros propios ojos.  No estamos leyendo la historia:. La estamos viviendo. El sistema bancario mundial se ha quedado sin capital y se encuentra en ruinas, arrastrando al mundo hasta el borde del abismo.

Recuerdan los grandiosos antagonismos en las cenas de aquel entonces en el CMRE entre Hans Sennholz y John Exter?. Lamentablemente, ya no están con nosotros. Sus interminables debates se centraban en la cuestión de si todo terminaría en hiperinflación o en hiper-deflación. Ahora lo sabemos: vamos a tener lo peor de ambos mundos. El sistema bancario mundial se está desintegrando en la hiper-deflación, el dólar irredimible sobrevivirá sólo para sucumbir posteriormente a la hiperinflación. En el ínterin, habrá una depresión que puede eclipsar la Gran Depresión de la década de 1930.

Mi tarea aquí esta noche es señalar, en última instancia, las causas de la crisis, y describir una solución viable – si mi profecía de Cassandra no se ahoga en la cacofonía que rodea el colapso de la economía.

La desestabilización de las tasas de interés – destructora del capital productivo

El problema vuelve directamente a la tonta decisión de gobierno de los EEUU de desestabilizar las tasas de interés al cortar las amarras del oro dejando a la deriva el dólar en 1971. Se trataba de un caso fraudulento de declaración en quiebra. Las impensadas consecuencias del incumplimiento fueron gravísimas, aún cuando los círculos académicos y los medios de comunicación se negaron a analizarlos. Asumieron alegremente que los EEUU tenían la libertad de renunciar con impunidad al cumplimiento de su obligación internacional con el oro.

Como consecuencia de tal incumplimiento las tasas de interés se dispararon hasta el 20 por ciento en 1980, desde donde iniciaron un largo descenso que aún continúa.

La percepción del público es que la disminución de las tasas de interés es buena para todos, y también para la economía. No hace mucho tiempo el mundo académico y los medios de comunicación cantaron extáticos el elogio a Alan Greenspan y su Reserva Federal por lograr el Nirvana del régimen declinante de las tasas de interés.

Esta percepción es un error colosal. Una estructura declinante de tasas de interés es letal. Es una insidiosa destructora de capital. Esto significa que la riqueza se desvía furtivamente de las cuentas de capital de los productores, para enriquecer a los piratas de último momento, a los especuladores con bonos, quienes hacen utilidades obscenas en un ambiente declinante de tasas de interés.

Como es bien sabido, la disminución de las tasas de interés y el aumento en el valor de los bonos marchan al unísono, aunque en direcciones opuestas. Todos estamos familiarizados con la suerte de los fabricantes de TV y los productores de acero en los Estados Unidos. ¿Qué los ha afectado?. Bueno, su capital fue destruido por la incesante caída de las tasas de interés. La escritura en la pared habla de la suerte de los productores de vehículos. ¿Qué los tiene enfermos?. La misma cosa: la desaparición de su capital. Empleos bien remunerados en la fabricación de automóviles también emigrarán al Asia, dejando para los trabajadores de América solamente aquellos empleos que no pueden ser externalizados, tales como voltear hamburguesas.

La desestabilización de las tasas de interés – destructora del capital financiero

Por un tiempo pareció que la devastación del capital se limitaba al sector productivo, que dejaba a un lado al sector financiero. Después de todo, este último estaba dispuesto a intentar cualquiera y todas las innovaciones, buenas y malas, con el fin de exprimir la última gota de beneficios del sistema, haciendo malabares con hipotecas, bonos y acciones. Una de estas innovaciones fue la de las derivadas, en particular, la de los “swaps” de créditos impagados.

La crisis actual no se inició en agosto de 2007 como se supone generalmente. Comenzó seis meses antes, en febrero, cuando despegó como un cohete el precio de los “swaps” de créditos impagados (esencialmente la prima para asegurar valores en bonos). Trajo como noticia al mundo que el sector financiero no tenía inmunidad a la destrucción de capital. El capital de los bancos ha sido devastado tan insidiosamente como lo ha sido el capital productivo.

Las tasas declinantes de interés significan que el capital de los bancos ha sido financiado a tasas demasiado elevadas. El déficit resultante en el capital debía ser compensado en el balance con repetidas inyecciones de capital nuevo. Si los bancos no lo hacen, entonces están pagando beneficios fantasmas en dividendos y compensaciones. Amontonan pérdidas sobre pérdidas. Cuando se quedan sin capital, como tarde o temprano se deben quedar, cesa la disipación de capital, porque no queda nada para disipar. Para los bancos esto significa la muerte súbita.

La bola destructora de las oscilantes tasas de interés

Es posible que hayan visto una bola de demolición en acción. Baja a través del tejado adentro del edificio. Una vez adentro, se hace oscilar en forma suficientemente amplia como para tumbar las paredes opuestas. La acción oscilante de las tasas de interés tiene un efecto similar en la economía. Aumentar las tasas destruye el capital haciéndolo sub-marginal. La caída de las tasas, por otro lado, destruye el capital mediante el aumento de la liquidación del valor de la deuda, y por lo tanto se convierte en una carga insoportable para la empresa.

Las tasas de interés se han venido reduciendo durante los últimos 28 años. La presente crisis bancaria y crediticia es consecuencia directa de esta prolongada caída. Una rápida mirada al gráfico de las tasas de interés lo convencerá de ello. Nos muestra una curva bastante estable que sube hasta 1971. En ese momento comenzó el balanceo de la bola de demolición, conduciendo al alza la tasa de interés a extremos sin precedentes, en primer lugar, y, a continuación, hacia abajo.

Valor de liquidación de la deuda en bonos

La caída de las tasas de interés destruye el capital de una manera más sutil que si la destrucción fuera a través del aumento de las mismas. El valor de liquidación de la deuda, contraída anteriormente a tasas más elevadas, aumenta. “El valor de liquidación” es la suma global que se necesita para liquidar la deuda, de ser necesario hacerlo para jubilarse antes de la madurez – por ejemplo, o en caso de absorciones, fusiones, matrimonios con revólver, quiebras, o por nacionalización del sistema bancario. El punto es que, como la tasa de interés cae, el valor de liquidación de la deuda se eleva. ¿Por qué?. Bueno, porque la sucesión de los pagos de intereses ahora tiene que ser descontada a una tasa más baja. Por lo tanto, a la fecha de vencimiento quedará corto para la liquidación de la deuda.

Aquí tenemos un ejemplo conocido, el valor de liquidación de una deuda en bonos. Cuando la tasa de interés baja, el mercado de inmediato sube la oferta del precio de los bonos. Un mayor precio de los bonos representa un mayor valor de liquidación de la deuda subyacente. La caída de la tasa de interés, lejos de aliviar la carga de la deuda, la agrava.

El capital del banco se ha reducido por la caída de las tasas de interés. El deterioro ha sido ignorado y, después de 28 años de negligencia el sistema bancario mundial está desprovisto de capital. Los accionistas que saben leer los balances de ven más allá de los valores disfrazados que los bancos ponen en sus activos. Y se deshacen de sus acciones antes que el capital del banco llegue totalmente a cero.

Esta no es una crisis inmobiliaria, ni es una crisis “sub-prime”. Esta es una crisis causada por la destrucción de capital bancario a todo lo ancho, con la oscilación de la bola demoledora de las tasas de interés. En el análisis final, ha sido causado por enviar al exilio el oro fuera del sistema bancario.

Disipación de capital bajo falsas pretensiones

La gente tiende a tener una fe ciega en el milagroso poder de la Reserva Federal de crear algo de la nada. Piensan que la Reserva Federal está por encima de los requisitos de capital y de las normas contables. Piensan que la Reserva Federal está por encima de la ley. Descartan la idea de que la Reserva Federal, también podría sufrir de insuficiencia de capital, o que podría ser incapaz de escapar de los malos efectos de la caída de las tasas de interés.

La Ley de la Reserva Federal (modificada) prohíbe explícitamente a la Tesorería la participación en los ingresos de la Fed. El propósito de esta disposición es mantener el superávit indiviso en el Sistema de la Reserva Federal para hacer frente a situaciones de emergencia, precisamente como la actual crisis. La conspiración del Tesoro y la Reserva Federal hace caso omiso de esta disposición de la ley. Año tras año la Fed remite alrededor del 90 por ciento de sus ingresos a la Tesorería con falsos pretextos, llamándolo el “impuesto de franquicia en los billetes de la Reserva Federal”. Apenas recibida la remesa la Tesorería gasta lo recibido, y más, en consumo. Como resultado de ello, la Fed queda sin excedentes indivisos y sin amortiguador en que caer en tiempos difíciles. Y la Tesorería tiene una deuda mucho más grande que los recursos que tiene para retirar. Este irrespeto por la Ley está motivado por el deseo de fomentar una imagen pública de la Fed de ser una institución con poderes sobrenaturales. La Fed tiene la varita mágica y puede agitarla para resolver cualquier problema arrojándole dinero. Desde este punto de vista de la Fed no es un banco, sino la encarnación del poder divino.

La imprenta está fallando

El Presidente Ben Bernanke es dado a hacer gala pública de la herramienta que el gobierno ha dado a la Fed, la imprenta, con la cual puede imprimir divisas en la cantidad necesaria para poner fin a cualquier deflación y a cualquier depresión.

Sostengo que el Presidente está equivocado. La imprenta no lo es todo. La Fed tiene que actuar bajo las mismas reglas que todos los demás bancos. Tiene que tener capital, tiene que tener un balance irreprochable, tiene que observar tasas de capital. Por encima de todo, la Fed tiene que otorgar garantías colaterales antes de poder imprimir nuevos billetes de la Reserva Federal, o crear nuevos depósitos de la Reserva Federal. El hecho es que la Reserva Federal, además de disipar sus ingresos por décadas sobre décadas después de décadas, también ha estado cavando su propia tumba al bajar las tasas de interés cada vez más. Su capital ha sido destruido al igual que el de todos los demás bancos. Ahora está cerca del punto en que no puede poner dinero nuevo en circulación por falta de garantía colateral. La imprenta está fallando. La varita mágica está rota.

Hombre muerto caminando

El Programa de Financiación Complementaria del dúo Paulson – Bernanke significa que, en la preparación de los $ 700 mil millones de rescate, a la Fed le son entregados valores directamente del Tesoro, sin pasar por el mercado abierto. La última vez que este imprudente desvío de los principios de una buena banca central se invocó fue durante la Segunda Guerra Mundial, cuando las exigencias de financiación de la guerra fueron utilizadas como justificación para eludir el mercado abierto.

Pero ¿qué significa todo esto en términos prácticos, si despejamos la jerga creada con el fin de confundir al público?. Significa que la Reserva Federal, al igual que todos los demás bancos, tiene prácticamente cero capital. Significa que el Tesoro debe recapitalizar la Reserva Federal dándole $ 700 mil millones en valores recién emitidos. También significa que los malos activos de los bancos, algunos de los cuales han sido absorbidos en el balance de la Fed, son monetizados a través de la puerta de atrás.

Pero la peor parte es que la Fed es ahora un “hombre muerto caminando”, empujada por conspiradores que quieren ocultar a la gente el hecho de su desaparición. Esta es sólo la más reciente de las conspiraciones entre el Tesoro y la Reserva Federal. Al crear un banco central en 1913, el gobierno usurpó competencias no concedidas en virtud de la Constitución de los EEUU. Una usurpación exitosa pide otra. Ahora, 95 años más tarde, el gobierno intenta resucitar a su criatura, la Reserva Federal, de entre los muertos.

Lápiz labial en un cerdo

Un experto observador, Thomas Szabo, llama los $ 700 mil millones de alivio “pintar con lápiz labial a un cerdo”, en la forma del Programa de Financiación Complementaria. Szabo no da rodeos. Lo dice que tal como es: La Reserva Federal está en quiebra, y el Departamento del Tesoro de los EEUU la ha rescatado silenciosamente – en realidad, asumió la dirección, se hizo cargo – del más grande banco central del mundo el 17 de septiembre, el día en que el Programa de Financiación Complementaria se anunció, lo cual fue nada menos que un rescate federal clandestino, una toma de facto de la Reserva Federal. Szabo, que estuvo en la práctica de auditorías durante 8 años, ha dicho, para que conste en el acta, que si la Reserva Federal, se tratara de una empresa comercial normal, habría tenido que declararse en quiebra.

¿Por qué el oro?

Si el oro se hubiera mantenido como un componente del sistema bancario, no habría habido necesidad de inventar swaps de créditos impagados, y la destrucción sin precedentes de capital del banco nunca hubiera ocurrido. El oro es único entre los activos financieros en el sentido de que no tiene como contrapartida un pasivo en el balance de cualquier otra entidad. El oro es el único activo financiero que sobrevivirá cualquier consolidación de los balances bancarios. El oro no se compensa, como si sucede con activos de papel, en caso de fusiones, adquisiciones y absorciones. El esfuerzo de rescate está administrando una medicina equivocada tras otra. La consolidación de los bancos a través de fusiones y adquisiciones no es el camino a recorrer. La reducción de las tasas de interés no es el camino a recorrer. Estas medidas empeoran la condición del paciente, ya que aceleran el proceso de destrucción de capital.

Todas las medidas que se han propuesto y puesto en práctica, para controlar la creciente crisis de crédito, se basan en diagnósticos erróneos. El marchitamiento de las tasas de capital no se debe a una inadecuada o laxa reglamentación de los préstamos, ni a la temeraria imprudencia de los bancos al aumentar agresivamente sus activos. Se deben a la destrucción de capital bancario a través de la caída de las tasas de interés. La recapitalización de los bancos con promesas irredimibles de pago no va a resolver el problema.

Solución: recapitalizar los bancos con oro

La solución a largo plazo es la recapitalización del sistema bancario con oro. Esto significa la emisión de nuevas acciones bancarias denominadas en oro. Significa la movilización de las reservas de oro de los EEUU como respaldo de los pasivos en notas y depósitos de la Reserva Federal. Las nuevas acciones de los bancos recapitalizados circularán entonces a cambio de los antiguos activos de los bancos.

Esto logrará al menos dos cosas. En primer lugar, los bancos se recapitalizarán de tal manera que las adquisiciones, fusiones y absorciones no pongan en peligro el capital de los bancos como sucede ahora. En segundo lugar, habrá una norma fiable para valorar los activos bancarios anteriores. Aquellos que se pueden salvar serán rescatados, y una vez más serán aptos para el mercado. El resto puede ir al vertedero de basuras de la historia, para que se unan a los Continentals, los Assignats, los Reichsmarks, y los activos tóxicos de la crisis bancaria de 1930-33.

Programa de Alivio para A$no$ en Dificultades (en Inglés TARP)

Lamentablemente, nuestros dirigentes no tienen la sabiduría, ni la fortaleza mora,l para admitir que han estado equivocados, a lo largo de todos estos años, acerca del oro y su papel en el sistema financiero. Justo el sábado pasado (el 11 de Octubre de 2008) el Presidente Bush anunció, ante los ministros de finanzas de las naciones del G-7, que ha cambiado de opinión al descartar su anterior concepto sobre la compra de activos bancarios tóxicos, y está adoptando el concepto de comprar los “bancos intoxicados” también. En Inglés llano, que se está convirtiendo su Programa de Alivio para Activos con Problema a un Programa de Alivio para Asnos en Problema (A$$=A$no$ Ass(ets)=Activos, juego de palabras no intencional). No ha pensado en la recapitalización de los bancos con oro, el liquidador de la deuda de última instancia.

Señoras y señores, estad preparados. La tierra está temblando, la Torre de Babel de la Deuda se está derrumbando, y enterrará la prosperidad bajo sus escombros. El Titanic del alguna vez orgulloso sistema bancario de América ha chocado con el iceberg de la caída de las tasas de interés, y se está hundiendo.

Sauve qui peut!

Sálvese quien pueda!

Calendario de eventos

Santa Clara, California, 3 de noviembre de 2008
Universidad de Santa Clara,
organizada por el Civil Society Institute
El Profesor Fekete es el orador invitado. El título de su charla es:

Reforma Monetaria: Oro y letras de cambio.
Informes: ffoldvary@scu.edu

San Francisco, California, 4 de noviembre de 2008
Club Económico de San Francisco
El Profesor Fekete es el orador invitado. El título de su charla es:
La Teoría Revisionista y la Historia de la Gran Depresión – ¿Puede volver a ocurrir?
Informes: ifkbischoff@yahoo.com

Canberra, Australia, 11-14 noviembre 2008
Universidad Viva del Estándar del Oro”, quinto período de sesiones. Este es el último período de sesiones de GSUL ya que nuestro patrocinador, el Sr. Eric Sprott de Sprott Asset Management, Inc., ha retirado su apoyo diciendo que, en su opinión, los resultados no justifican el costo. Venga con nosotros y juzgue usted mismo. Este seminario de 4 días lo hemos llamado  Iniciación al Estudio de la Base del Oro – Herramienta Comercial para los Inversionistas en Oro, Herramienta de Mercadeo para los Mineros de Oro, y Sistema de Alerta Temprana para Todos los Demás.

Una descripción más detallada de este seminario se encuentra al final de mi artículo Corta tu cola para salvar mi cara! de septiembre pasado en www.professorfekete.com
Informes: feketeaustralia@yahoo.com

En vista de los extraordinarios acontecimientos que tienen lugar en el mundo de las finanzas y ahora en la escena bancaria, habrá una reunión extraordinaria para responder a las preguntas de los participantes y tener un debate desde nuestro particular punto de vista, a saber, que esto no es una crisis sub-prime, ni siquiera una crisis del dólar. Esta es una crisis del oro que no puede resolverse amordazando el oro mismo.

Canberra, Australia, noviembre 15, 2008
Mesa redonda:
Los pollos de 1933 y 1971 vienen de regreso a casa a pernoctar y a sacar capital del banco.
Informes: feketeaustralia@yahoo.com

17 de octubre de 2008.

Copyright © 2008

AE Fekete

Todos los derechos reservados


 

TRADUCCION DE RODRIGO DIAZ

 

About MisesColombia

Seguidor del gran Filósofo Libertario el Dr Hans-Hermann Hoppe
This entry was posted in Blog and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

1 Response to El Mecanismo de Destruccion de Capitales

  1. rroopstr says:

    Felicitaciones. Ojalá se pudiera divulgar esto fuera del contexto de esta página web.

Comments are closed.